Hace tan solo unas semanas tenía lugar en Suiza el conocido “Prix de Lausanne” que, celebrado desde el año 1972, se ha convertido en uno de los concursos de ballet más prestigiosos del mundo. Como cualquier amante del ballet visité en reiteradas ocasiones, y a través de los diferentes canales de las redes sociales, los pormenores de la extraña paradoja que supone poner a competir a un grupo de artistas.

SEGUIR LEYENDO

Anuncios