Desde hace décadas, el mundo del arte en general y el de la música y la danza en particular, escenifican una enraizada polémica entre clásicos y contemporáneos en la que cada uno de los contrincantes, con su armamentística dialéctica, acusa al otro bando de desconocer la realidad artística.

SEGUIR LEYENDO

Anuncios