El Teatro Real de Madrid ha acogido “Orfeo y Eurídice” de Pina Bausch, interpretada por el Ballet de la Ópera de París y el Balthasar-Neumann-Chor y Ensemble.

Con la excepción de alguna gala de estrellas, el público español llevaba años sin poder disfrutar del Ballet de la Ópera de París. Los últimos coletazos de la programación de Gerard Mortier dejan obras de una indiscutible modernidad, donde las fronteras entre su amada ópera y la danza no están tan delimitadas. En este caso se trata de “Orfeo y Eurídice” (1975) en el que la coreógrafa Pina Bausch (S. XX) y el compositor Gluck (S. XVIII) hacen un dúo que resultaría difícil de conjugar sino fuese por la indiscutible modernidad de la que ambos hacen gala.

SEGUIR LEYENDO

Anuncios