La Fritsch Company presenta en la madrileña Sala Tarambana su obra “Mesa para Tr3s”, una sensible y expresiva apuesta protagonizada por un carismático elenco de bailarines.

BALLHAUS_ANTONIO RUZ_FOTO DE JACOBO MEDRANO.jpg

Coreografía “Ballahus”. Elenco días 8 y 9. Fotografía: Jacobo Medrano

“Mesa para TR3S” es el nuevo tríptico coreográfico de la Fritsch Company, la vertiente profesional de la Fundación Psicoballet Maite León que, con numerosos premios nacionales e internacionales a sus espaldas, trabaja desde 1986 en la exploración de las posibilidades expresivas de personas con capacidades diversas de todo tipo a través de una metodología que comprende clases de danza, teatro, música o maquillaje. La Compañía participa, de la mano de sus dos elencos de bailarines, en el Festival Visibles que se desarrolla en la adaptada Sala Tarambana hasta el próximo 1 de mayo, y que cuenta con una variada programación de danza, teatro y música.

La propuesta de la Fritsch Company sigue siendo muy interesante para los profesionales de la danza, y para todos aquellos interesados en adentrarse en la categoría de lo “contemporáneo” a la que, irremediablemente, se enfrentan todos los coreógrafos actuales. En una ocasión, cuando a Antonio Gades le preguntaron por su “tipo de bailarín”, contestó esto:

“Estoy cada vez más cerca de ir en contra de la tesis que tienen los coreógrafos y bailarines, la tesis de que todos tienen que ser iguales (…) Por eso, quizá, otra cualidad que tienen nuestros espectáculos es que quienes interpretan el baile son seres vivos, no arquetipos de una determinada cosa. Bailan los gordos, tienen derecho a bailar los calvos, los feos, los guapos, los viejos… Tiene derecho a bailar todo el mundo. Y eso es humanizar la técnica, ¿o no es humanizarla?”

Con esta pregunta retórica termina Gades, uno de los mayores iconos de la danza española contemporánea, una de las muchas entrevistas que le realizaron. Una pregunta pertinente para los profesionales de la danza, acostumbrados a hipostasiar la técnica y a centrar las capacidades expresivas en su control. Antonio Gades viene a corroborar una obviedad que, a pesar de serlo, conviene seguir recordando: contemporáneos somos todos. La Compañía de Antonio Gades, al igual que tantas otras de vanguardia como la de Pina Bausch, se alejaba de la pleitesía a la técnica clásica, dando así espacio a las muchas y variadas formas de movimiento. El resultado es una escena llena de matices expresivos, fruto de una irremediable puesta en cuestión de lo clásico como único eje de explicación de la danza y del mundo.

La Fristsch Company ha encontrado su espacio en la danza contemporánea trabajando con bailarines con capacidades diversas. El acercamiento a estas propuestas obliga al coreógrafo y al investigador a preguntarse por cuestiones tan diferentes como las posibilidades de expresión o los elementos necesarios para contar una historia, apostando por una conversación que termina por ser una experiencia de enriquecimiento mutuo. Así lo explican, al menos algunos de los coreógrafos que han trabajado con esta Compañía.

BALLHAUS2_ANTONIO RUZ_FOTO DE JACOBO MEDRANO.jpg

– Coreografía “Ballhaus”. Fotografía: Jacobo Medrano

En el Festival Visibles participan con la obra “Mesa para Tr3s” en la que tres coreógrafos actualmente en activo, han montado piezas para los bailarines. Como normalmente sucede cuando los coreógrafos piensan las obras para unos intérpretes en concreto, el resultado es a todas luces brillante. Al servicio de un elenco carismático y capaz de enfrentar con soltura el cambio de registro que supone un programa triple, las obras lucen y emocionan.

Abre la sesión la pieza “Ballhaus” de Antonio Ruz, centrada en los diferentes escenarios de la danza (clase de baile, sala de fiestas) en la que los bailarines recorren las relaciones amor-odio con algunas dosis de humor. Una historia en la que cada personaje parece perfilado de forma minuciosa: Germán Morales es un elegante maestro de ceremonias, y la espontánea y vitalista Ana Fernández, pone el toque más alegre. El personaje de Ana María Alonso, más austero y tranquilo al principio, es muy sorpresivo en los solos, que protagoniza con mucha personalidad. 

Patricia Ruz ha creado “Café”, un poema de desamor aderezado con ritmos franceses y marroquíes, en el que los bailarines interpretan las diferentes etapas del des-amor con gran sensibilidad, acompañados de una escenografía que nos retrotrae a los elegantes cafés franceses. La coreógrafa recorre el camino del desamor en un viaje lleno de percusión en el que la visión de grupo tiene una fuerte impronta. La combinación de bailarines con distintas características que, sin embargo, se armonizan en conjunto es uno de los fuertes de la Compañía y, en esta obra, que requiere de una mayor unidad, se refleja muy bien. Estilos tan dispares como el de Julen Serrano (un bailarín pequeño y fibroso, con una buena combinación entre ligereza y presencia que le hace muy apto para el trabajo de pas de deux) y el de Yael López (que pone la nota más dulce en esta historia, con una encantadora timidez introspectiva que le va muy bien al personaje) se combinan en este juego de emociones.

CAFÉ_PATRICIA RUZ_FOTO DE JACOBO MEDRANO.jpg

Coreografía “Café”. Elenco días 8 y 9. Fotografía: Jacobo Medrano.

 En la obra “des/envolturas”, creada por Amaya Galeote, los bailarines alcanzan una mayor interioridad con las formas del cuerpo, una pulcra investigación sobre el movimiento que fluye entre el afuera y el adentro. Con una mínima escenografía que arropa lo esencial, los bailarines están más al desnudo, tanto, que acaban así al final, con una desnudez conmovedora y unos cuerpos orgullosos que dejan muy buen sabor de boca. 

DESENVOLTURAS2_AMAYA GALEOTE_FOTO DE JACOBO MEDRANO

Coreografía Des/envolturas. Elenco días 8 y 9. Fotografía: Jacobo Medrano

FICHA TÉCNICA: Mesa para Tr3s. Sala Tarambana. Madrid. 10 de abril de 2016. Bailarines: Ana María Alonso, Ana Fernández, Esther Gómez, Yael López, Ramón Marcos, Germán Morales, Julen Serrano, Sebastien Thevenin (en Café) y Ainhoa Urivelarrea (cello). Sonido y producción: Eider Zaballa. Iluminación: Clemente Jiménez. 

Anuncios